Un truco ingenioso para mantener el vino bien helado

por

234 posts

No te vas a imaginar lo fácil que es.

Las personas que saben de vinos, tienen claro que los tintos no se consumen a la misma temperatura que los blancos. Por lo general, el vino blanco y los espumantes deben estar fríos: lo ideal, es que al servirlos, estén a una temperatura de entre 6° a 8°.

Si disponemos de un refrigerador, es fácil mantenerlo helado. Sin embargo, a veces pasa que los invitados se distraen y ese vino recién servido puede comenzar a temperarse. ¿Qué hacer?

Puedes echar unos cuantos cubos de hielo, pero tu vino ya no será lo mismo. Entonces, pon en práctica este fácil truco que te salvará en casos como estos.

Elige uvas que sean de la misma cepa que el vino que tomarás, y manténlas almacenadas en el congelador. Una vez que sirvas el vino, si se calienta, ya tienes un plan B: mantenerlo helado con las uvas.

Big Chill

Big Chill

Además de ayudar a mantener el sabor original, la copa se ve muy bonita con las uvas.