Trucos para evitar que se pegue la comida

por

2034 posts

La falta de paciencia, el fuego excesivo, poco caldo, aceite o algún lubricante, son algunas de las razones que hacen que tus comidas no pasen el control de quemados y sean ollas y sartenes las que paguen el precio.

Porque a veces hay contrariedades que pasan la cuenta y son ollas y sartenes las que sufren las consecuencias de la poca fe, atención, alta temperatura entre otras posibilidades que desencadenan una triste realidad: la comida pegada.

Para que no vuelva a ocurrir, desde Consumer advierten sobre algunos simples trucos para torcerle el brazo al destino y conseguir platillos con buen sabor, sin aroma a quemado y con sartenes felices.

Algunas ideas para aquellos alimentos preferidos y sus recipientes. Tome nota de estos trucos.

    • Tiempo de cocción: Cuando usted se dispone cocinar una receta que le parece muy atractiva, notará que todas marcan un tiempo, existe un orden para hacer las cosas que permite un mejor resultado. Concentrarse en la práctica de la cocina, observar de vez en cuando y esperar un exquisito resultados, cuestiones claves para no lamentar un desenlace humeante.
    • Temperatura: Más que usual es poner la llama a todo volumen para lograr una cocción en pocos minuto. Pues bien, esta no es la idea al cocinar. La temperatura es clave para el sabor y textura de los alimentos que va incorporando a la olla o sartén. Cuando el recipiente alcance la temperatura que usted desea, recuerde bajar el volumen y disfrutar del preparado.

Muchas veces, la comida se pega al recipiente de cocción por un exceso de calor. Si vamos con prisas, es frecuente poner el fuego al máximo para ahorrar tiempo, pero también es habitual olvidarse de bajarlo una vez que el recipiente ha alcanzado la temperatura idónea. La primera acción correctora es muy simple: vigilar y evitar las altas temperaturas (o acordarse de bajar el fuego cuando introducimos los alimentos).

  • Asados: Cuando se preparan comidas asadas surge un problema que es recurrente: alta temperatura del horno y falta de humedad. Para enfrentar se debe observar que al momento de dorarse el exterior de la carne, cuando los jugos y grasas pasan a la bandeja, estos se deben recoger con una cuchara y verterlos sobre lo que se está asando de manera permanente. Por un lado se baja la temperatura cada vez que se abre el horno, por otro, se le otorga un color dorado al asado cubriéndolo con su propio jugo.
  • Si usted lo considera necesario, agregue un chorrito de agua o un poco de vino sobre el alimento que está en cocción, esto otorgará sabor y conservará la humedad requerida.
  • Frituras: En este caso el control que pongamos en freír los alimentos debe ser mucho mayor, porque se debe evitar que se cocine en exceso, ya que esto sólo lograría que se queme por fuera y por dentro esté casi crudo. Cuidado con ello. Es también pertinente poner atención en la temperatura del aceite, sin que llegue a estar en el punto de quemado, esto es cuando humea y los alimentos quedan con un desagradable sabor.
  • Salteados: Cuando piense en saltear alimentos, todo debe ser muy rápido. Por esto hay que estar removiendo contantemente para que lo que contenta la sartén o la olla suelte jugos, se caramelice el exterior y en interior logre una cocción ligera.
  • Guisos: Remover cada cierto tiempo, la magia del buen cocinado de los alimentos en esta técnica es estar atenta/o, ya que de esa forma el calor se mueva por la olla impidiendo un fin desastroso.

Otros apuntes importantes

  • Utilice cuchara de palo, además de no rallar la sartén, son buenos amigos de los alimentos ya que no los rompen.
  • Cuide que su sartén sea antiadherente. No lo ponga al fuego sin agregar algo de aceite o manteca, así no se quema el recubrimiento.
  • Procure no frotar sus sartenes con esponjas que puedan rayar la superficie

Fuente: Consumer
Foto: abaceriadelsur (cc Flickr)