5 exóticas y deliciosas combinaciones con chocolate

Chocolate y postre son conceptos que van de la mano. Considerar mezclarlo con sal o verduras parece una abominación, cuando en realidad son otras formas placenteras de comerlo.

Todos sabemos que el chocolate va bien con vainilla, canela, nueces o frutas. Sin embargo, el cacao tiene un sabor muy complejo que puede salir a relucir en combinaciones que nos parecen exóticas. A continuación, les presento cinco ingredientes que resaltan distintas facetas del chocolate:

  1. Cilantro: mi inquietud por las combinaciones exóticas, surgió por probar unas galletas de chocolate con cilantro. La naturaleza aromática de las semillas del cilantro, conjugan de manera exquisita con el chocolate semi-amargo.  Les da un toque denso, perfumado, pero sin ser floral, ni afrutado. Les recomiendo poner unas semillitas en sus recetas de galletas de chocolate.

    cilantro

    (cc) Looseends (Flickr)

  2. Chile: desde hace unos años se ha rescatado la tradición mesoaméricana de preparar el cacao con chile. Sin embargo, para muchos sigue siendo una combinación inquietante. El picor, añade un matiz efervescente que contrasta con el sabor concentrado del cacao. El chile con chocolate es una combinación excitante, que despierta a cualquiera.

    (cc) Aleksandra (Flickr)

  3. Aguacate: entre mis búsquedas de postres veganos, me encontré con muchas recetas  a base de aguacate. Siendo la única fruta que no me gusta, me parecía impensable un mousse de aguacate con chocolate. Pero le di una oportunidad, y fue una sopresa grata.  El aguacate crea una deliciosa consistencia cremosa, y sin convertirse en un sabor protagonista, intensifica los sabores del cacao.

    Mousse de chocolate con aguacate (cc) Nora Kuby (flickr)

  4. Sal: últimamente se han popularizado los chocolates con sal de mar, pero siguen siendo considerados como una combinación exótica. Curiosamente, casi todas las recetas de pasteles o galletas de chocolate llevan una pizca de sal. Es un recurso necesario para resaltar el sabor de la comida. Sólo que en las barras de chocolate comercial se había hecho a un lado la aportación gustativa de la sal, incorporando únicamente a los adictivos azúcares.

    Trufas con sal de mar (cc) Slice of Chic (flickr)

  5. Tomate: la amargura del cacao, permite que se pueda incorporar a platillos salados. En el caso del tomate, es interesante que la dupla acentúa ambos ingredientes. Por un lado el chocolate puede mejorar el sabor de una salsa de tomate,  y por el otro, el tomate puede dar un toque más ácido y hasta frutal a una trufa de chocolate.

    Coulant de Chocolate con Sopa de Tomate (cc) Javier Lastras (flickr)

Existe un sin fin de posibilidades con el cacao. Más allá del postre, tenemos platillos completamente salados, o combinaciones difíciles de categorizar (como muffins de chocolate con tocino). Sólo hace falta creatividad y ganas de experimentar, para descubrir el mundo de sabores achocolatados.
Imagen: (cc) Jonathan Reyes (flickr)