Consejos para combinar sabores

por

601 posts

Hay sabores que arman buenas parejas, potenciando los sabores de tus comidas. Conoce aquí seis reglas básicas de maridaje.

Cocinar siguiendo una receta es satisfactorio para mucha gente, pero creo que el cocinar libremente, hace más feliz la experiencia para cualquier enamorado de la gastronomía. El cocinar es un acto creativo, al que puedes aportar con tu imaginación y tu experiencia gustativa, creando tu propia receta o haciendo tu propia versión de un plato tradicional.

Sea como sea, lo más importante para lograr que un plato quede sabroso es saber combinar bien los alimentos que vayas a utilizar. Conocer qué sabores van bien con qué otros, eso es justamente de lo que se trata este post en el que te entregamos los consejos del famosísimo chef Thomas Keller, dueño del restaurante The French laundry en el Valle de Napa, en California. Un norteamericano experto en cocina francesa y en preparar platos de alta cocina con ingredientes simples, pero de temporada y de muy buena calidad.

Recientemente en la revista Esquire, Keller dio seis consejos o reglas básicas de sabores que hacen buenas parejas, los que sería bueno tener en cuenta la hora de cocinar y crear nuestros propios platos.

Dulce + Ácido

Esto se ve en muchos postres. Pueden ser unas frambuesas con un toque de vinagre balsámico, una ensalada de piña con limón o una clásica vinagreta, a base de limón, mostaza y miel. Otro popular ejemplo es el pie de limón, que mezcla insuperablemente la acidez del limón y la dulzura del merengue.

Grasa/mantequilla + Cualquier cosa

Cualquier ingrediente que se añada a la un elemento graso como la mantequilla provoca una sensación de sabor maravillosa, dice Keller. La grasa se potencia con la sal y deja las comidas un tanto crocantes, como los bordes de un filete. Pero también funciona con ingredientes dulces, por ejemplo, los plátanos fritos.

Ácido + Plato de bowl

Lo que une a las preparaciones como risotto, sopas o estofados, además de que se pueden comer en bowl, es que son platos ricos y complejos en sabor. Un toque ácido va a solo potenciar sus sabores, como un toque de vinagre de jerez, aceto balsámico, vinagre de vino tinto o de la variedad que quieras.

Picante + Dulce

Estos dos sabores van muy bien juntos, por ejemplo, un toque de ají o de jengibre a una mermelada de fruta.

Dulce + Salado

Uno de las combinaciones más antiguas y clásicas, desde el melón con jamón prosciutto hasta los caramelos o chocolates con sal de mar. La sal potencia los sabores.

Papas + Cualquier cosa

Lo ideal es mezclar las papas con ingredientes que le aporten el contraste de sabores y texturas que ella no tiene. Por ejemplo, comerla con tocino y cebolla frita o un queso intenso.

 

Vía Esquire