Aprende a cocinar membrillos

por

832 posts

En España la temporada del membrillo va desde finales de Septiembre hasta febrero. Con ellos se elabora el típico dulce de membrillo. Conoce sus propiedades y cómo cocinarlo.

El membrillo puede ser la fruta o puede ser el árbol. A nosotros, como siempre nos interesa más lo primero que es lo que utilizaremos, en este caso, para cocinar. Sí, el membrillo a simple vista y en natural no conozco a nadie que sea capaz de comérselo. Es muy terroso, astringente y duro, incluso cuando está maduro es así. De hecho, puede que la única diferencia entre uno maduro y uno no maduro sea que el segundo tiene algo de verde en la piel, el primero es totalmente amarillo.

Este hecho, el que sea tan duro incluso cuando está maduro, hace que sea un elemento de decoración muy bueno para la casa. Y además otro hecho es el de su aroma, un olor floral muy bueno para dar aroma a la sala en la que se encuentren. Esto es gracias a un compuesto aromático que tiene la piel y la pelusa que lo recubre.

Cómo cocinar los membrillos

Para aprender a cocinar los membrillos y que puedan ser comestibles, ricos al paladar humano, hay que cocerlos. El calor rompe y ablanda las paredes celulares de los membrillos ricas en pectinas. El sabor astringente casi desaparece y se suaviza mucho el sabor. Ahora las formas de elaboración pueden ser diferente según el país donde se hagan.

Por ejemplo, en España y en Italia se cocinan durante mucho tiempo y se forman bloques de carne de membrillo de colo ámbar oscuro. En portugal se deja en estado de compota, siendo esta una de las primeras mermeladas que se hicieron.

cc jlastras

Pero hablar de cocinar el membrillo y no hacerlo de Nostradamus sería un error. Ya en el siglo XVI escribió un libro sobre confituras en las que añadía varias recetas de elaboración de membrillo. En una de esas recetas indicaba que era una obligación cocer los membrillos pero con piel ya que acentuaba su sabor. Cosa comprobada hoy en día científicamente ya que la piel es donde reside buena parte de las lactonas y a iononas con olor a violeta que tiene el membrillo.

Dicho esto, una receta válida para hacer carne de membrillo, sería cocerlos hasta que estén blandos y después añadir azúcar en una proporción de 2 partes de azúcar y 3 de membrillo. Se puede añadir limón y se cuece a fuego suave durante dos o tres horas hasta que la mezcla espesa y tiene un color marrón oscuro que al enfriar es realmente bonito y se quedará duro. Después se corta en lonchas y se puede comer de esta forma. Acompañado de queso curado (y fresco) está genial.

Propiedades nutricionales del membrillo

El membrillo es una fruta con un escaso contenido de azúcares, y por tanto un bajo aporte calórico. Eso está muy bien si se pudiese comer tal cual. Pero casi siempre se come en forma de carne o dulce de membrillo. Es decir, acompañado de azúcar en su elaboración, lo que lo hace más calórico. Otras formas de prepararlo serían los membrillos en vino tinto, pero también se elaboran con azúcar.

Además contienen niveles, algo bajos, pero algo es algo, de vitaminas y minerales como son el potasio y la vitamina C, aunque al cocinarlo la vitamina C casi desaparece. La parte más positiva son las grandes cantidades de fibra en forma de pectinas y mucílagos que contienen, además de los taninos. El potasio ayuda a controlar la hipertensión, afecciones de vasos sanguíneos y corazón.

Condensando los beneficios que aporta sobre la salud el membrillo hay que decir que disminuye la absorción de grasa y colesterol, controla la hiperensión, efectos antiinflamatorios, ayuda al transito intestinal. Estas serían las características saludables más importantes.