¿Es lo mismo consumir cacao por cocoa?

Sea por confusión lingüística o manipulación de la industria, por nuestra salud debemos aprender a distinguir entre el cacao y la cocoa.

Tengo que decirlo: ¡me siento engañada! De niña en la escuela me lo enseñaron en las clases de inglés: cocoa significa cacao. Eso que hablábamos sobre el cacao, y mucho. Crecí en Tabasco, México, cuna de la cultura Olmeca, quienes comenzaron a cultivar el cacao en 900 a.C. Hay toda una cultura del cacao, con paseos turísticos y haciendas cacaoteras — pero esa es otra historia.

Como les decía, me siento engañada al enterarme de que cuando hablamos de polvo de cacao y  de polvo de cocoa son cosas muy distintas. Si bien es cierto que ambos son chocolate y provienen del mismo fruto del cacaotero son productos diferentes; tienen distintos procesos de elaboración, ingredientes y cualidades.

La confusión comenzó precisamente por un asunto lingüístico. En inglés al chocolate en polvo se le dice comúnmente cocoa; como el que vende comercialmente la marca Hershey's. Su proceso de elaboración comienza igual con el grano de cacao; se seca al sol, se rostiza, fermenta y procesa, con otros aditivos. Se le agrega leche en polvo, azúcar, manteca de cacao, jarabe de glucosa, soya entre otros ingredientes. Una bomba.

En cambio el polvo del cacao es más puro. En este caso sólo se secan los granos de cacao al sol y se muele tal cual — tan sencillo como la pasta de chocolate —. No se le agrega azúcar refinada, no se le agrega manteca, mucho menos jarabe de glucosa. Esto lo hace más puro y muy nutritivo. Es muy recurrido sobretodo por los crudiveganos y, encontrarlo, a veces resulta un reto.

Cacao, el súper alimento

  • Alto en antioxidantes
  • Nutre la piel
  • Contiene vitaminas y minerales esenciales
  • Mejora el funcionamiento del cerebro
  • Calma los dolores de cabeza
  • Fortalece al corazón
  • Mejora el ánimo
  • Aumenta la energía
  • Promueve baja de peso

Cocoa, el procesado

  • Tiene un alma de cacao; quiero decir muy poco o casi nada
  • Producto procesado
  • Calentado y refinado
  • No tiene nutrientes
  • Contiene azúcar, grasa de la leche, aceites hidrogenados, sabor artificial y harinas
  • Sube de peso
  • Se usa para hacer las clásicas barras de chocolate y dulces

Entonces, de ahora en adelante cuando comamos una barra de chocolate, no podemos justificar sus beneficios, a menos que se trate de un chocolate artesanal. Los invito a fijarse en lo que comen, a investigar y leer etiquetas. Es un hábito que nos puede salvar la vida.

En Sabrosía, 

Foto: Renew Health Coaching

powered byDisqus