Consejos para lograr un estofado de carne perfecto

Aprende cómo lograr que la carne de tu estofado quede tierna, jugosa y se deshaga en tu boca.

Siempre es una buena idea hacer carne a la olla o un estofado de carne y otras verduras, pero el problema muchas veces es que la carne nos queda dura y seca por dentro. ¿Cómo hacerlo para lograr una carne que por fuera tenga una textura crocante y esté tierna  y jugosa por dentro?

Aquí te dejamos tres datos claves para que tu carne quede grandiosa:

Sellarla bien

No te saltes este paso, aunque toma un poco más de tiempo es fundamental para lograr esa consistencia y sabor que queremos en el estofado. Corta los trozos de carne en cubos, pásalos delicadamente por harina y luego los fríes en el sartén por lado y lado, durante unos 3 a 5 minutos, hasta que tengan una corteza o costra crocante. Reserva también el jugo que sale de esta cocción para el guiso.

Cocinar muy lentamente

Es muy importante dejar que la carne se cocine por horas a fuego lento, con un mínimo hervor, ya sea la prepares en el horno o la cocina. Esto ayudará a conseguir una carne más tierna, ya que le da tiempo de derretirse al colágeno de la carne, que es lo que la mantiene elástica. Anda probando a cada hora que pase. Por lo general se necesitan de dos a tres horas para un obtener una carne que se deshaga sola.

Añadir la acidez al final

A diferencias de cuando marinamos una carne, donde la acidez del vinagre o vino ayudan a que esta se torne blanda, en una cocción larga como el estofado, estos ingredientes pueden demorar este proceso. Por eso lo mejor es agregar estos ingredientes que aportan acidez ya casi al final de la cocción, junto con otros ingredientes que se cocinen rápido.

 

Via The Kitchn

powered byDisqus