Dale un toque especial a tus limonadas

Te dejamos unas recetas de originales limonadas que le darán un toque especial a esta refrescante bebida, ideal para calmar la sed.

Es súper simple, pero deliciosa y con un poco de creatividad puede serlo aún más. Estas son cuatro versiones diferentes de la clásica limonada en base a jugo de limón, agua y azúcar.

Limonada chirimoya lavanda

Necesitas de 3 a 5 limones, ojalá sutil (verdes), agua, un vaso de hielo y azúcar a gusto. Aparte, hay que preparar la infusión de lavanda, poniendo a hervir en una olla chica varas de lavandas secas. Cuando hierve, lo pones en un frasco de vidrio con más hojas y flores de lavanda, lo dejas enfriar y lo cuelas.

Luego ya puedes preparar la limonada mezclando en una batidora, cinco medidas de jugo de chirimoya, una medida de infusión de lavanda, el jugo de los limones, 1 vaso de hielo, agua y azúcar. Puedes probarla y corregir el dulzor o la acidez.

Limonada frutilla y menta

Para hacer esta limonada tienes que sacar jugo de 3 o 5 limones (verdes o amarillos como prefieras) y agregarle unas pocas frutillas frescas (media docena). Incorpora también a la mezcla unas ocho hojas de menta fresca, azúcar a gusto y un litro y medio de agua. Luego licúas todo, hasta obtener una bebida de color rosado. Si puedes dejarla reposar, aún mejor porque los sabores se compenetrarán. Sírvela con hielo picado.

Limonada con jengibre y miel

Seguramente ya han probado esta limonada, pero si no, se la están perdiendo. Al jugo de tres a cinco limones, agréguenle un poco de raíz de jengibre fresco rallado. El toque de jengibre hace que quede fresquísima y con un sabor levemente picante. Luego endúlcenla con unas dos o tres cucharadas de miel (que esté líquida). Pongan todo a la juguera y sirvan con hielo.

Limonada con maracuyá 

Esta limonada tiene toques tropicales. La idea es agregar un poco de pulpa o jugo de maracuyá natural a la base de jugo de limón, agua o azúcar. Puedes agregarle una hierba también para que quede más refrescante, la recomendación es utilizar hojas de menta (6 a 8), pero también podría quedar bien con unas 4 hojas de albahaca.

Puedes seguir experimentando a tu gusto con otras limonadas, agregándoles infusiones, hierbas y frutas distintas. Lo importante es que sean en una cantidad sutil, para no perder el gusto cítrico característico del limón. Puedes probar hacer una limonada de albahaca, o de hierbabuena. O incorporar otras frutas como sandía, melón, frambuesas, arándanos, mango o incluso frutas asiáticas como el lychee. ¡Queda a tu imaginación!

powered byDisqus