Cedecarne critica el estudio de la OCU sobre las hamburguesas españolas

Cedecarne (Confederación Española de Detallistas de la Carne), es una asociación integrada por asociaciones representantes a su vez de las pequeñas y medianas empresas de carniceros-charcuteros que representa a más de 30.000 empresas artesanales de carnicería charcutería que dan empleo a más de 70.000 profesionales.

Hace un par de días os comentamos el estudio que la Organización de Consumidores y Usuario (OCU) realizó sobre la calidad de las "hamburguesas" envasadas que se venden en las principales superficies comerciales de alimentación, en concreto de 20 marcas. En este estudio se analizaban una serie de características e ingredientes de las mismas para poner de manifiesto la falta de regulación sobre el etiquetado que tienen estos preparados de carne. Incluso en 2 de las 20 marcas analizadas había restos de ADN de caballo.

Al respecto de este estudio, sobre el que os hemos puesto en antecedentes, Cedecarne, la Confederación Española de Detallista de la Cane ha emitido un comunicado en el que pretenden dar respuesta y puntualizar algunos de los apartados del estudio de la OCU.

Por ejemplo sobre el empleo de sulfitos como antioxidante para la carne, indican que el estudio utiliza expresiones y valoraciones subjetivas, ya que el uso de sulfitos está regulado legalmente y que se usa en muchos alimentos como son "platos preparados, vinos, frutas desecadas...". Además, el etiquetado es obligatorio ya que los sulfitos tienen un componente alergénico. Y en cualquier caso la cantidad máxima que se encontraría es de 450mg/kg, lo que viene a ser 45 mg por hamburguesa. Y que para que resulte nocivo debería comerse una cantidad de hamburguesas dificilmente asumible por nadie.

También puntualizan el uso de la sal como ingrediente y en los términos en los que la OCU analizaron indicando que un 1% es excesivo. Alegan que la "FSA (Food Standard Agency) estableció entre sus objetivos a alcanzar para la reducción del contenido en sal en las hamburguesas en el año 2010, la cantidad de 1g de sal por 100g de producto, por lo que el valor del 1% entraría perfectamente en estos objetivos de consumo de sal. En cualquier caso, según las recomendaciones de la OMS el consumo diario de sal estaría en 5g, por lo que habría que comer seis hamburguesas al día de 100g cada una con este 1% de sal para superar esta cantidad."

Por último se refieren al uso de la grasa, ya que según la OCU indican que es mala la calidad de la hamburguesas en relación al contenido de grasa que tienen. Critican que se muevan en un terreno de la crítica en relación a la cantidad de grasa que tiene la carne y no en función de las características organolépticas que tiene la carne. Y recuerdan que están trabajando en un proyecto con la AESAN (la agencia española de seguridad alimentaria y nutrición) para reducir el contenido de sal y grasa en un 10% y 5% respectivamente en todos los derivados cárnicos.

Pero lamentablemente no dicen nada sobre que en 2 de las 20 marcas de hamburguesas envasadas se encontrase ADN de carne de caballo. Nos hemos puesto en contacto con ellos para ver si quieren añadir algo al respecto.

A continuación la respuesta al respecto: "Lo que debemos transmitir al consumidor es que puede estar absolutamente tranquilo.
En primer lugar lo que se han encontrado son trazas de ADN, que indicaría que en la industria de elaboración, se procesan otras carnes, además de la de vacuno, como puede ser la carne de caballo, pudiendo ocurrir una contaminación cruzada, que en ningún caso indica que se esté introduciendo en el producto con una intención fraudulenta, dado que son trazas. No obstante en cualquier caso la carne de caballo es una carne perfectamente apta para el consumo y con un excelente perfil nutricional, rica en hierro y baja en grasas saturadas."

powered byDisqus