Ossobuco a la milanesa

Cómo hacer un ossobuco a la milanesa, una receta tradicional italiana muy fácil de hacer. Con fotografías del paso a paso.

Hoy una de las recetas que más me gusta hacer en cuanto tengo oportunidad, y especialmente cuando en mi mercado tienen esta pieza de carne llamada ossobucco. En italiano, ya que es una receta tradicional italiana, quiere decir "hueso hueco", ya que se trata de un corte en "rodaja" de la pierna que comprenden toda la carne que rodea al hueso.

El ossobucco a la milanesa es una receta tradicional italiana, de la zona de la lombardia. Y gracias a los restaurantes italianos de todo el mundo lo podemos disfruta en cualquier sitio. Además se trata de un estofado muy fácil de hacer que combina muy bien con la pasta, como no podía ser de otro modo.

Tiempo de elaboración | 2 horas
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

  • 4 ossobucos de ternera
  • Harina
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias
  • 2 ramas de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 100 ml de vino blanco
  • 500 ml de caldo de carne
  • Mantequilla o aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta y sal

Cómo hacer ossobucco a la milanesa

Limpiamos los ossobucco en el caso de que vengan con trozos de grasa pero no les quitaremos la "telilla" que traen por fuera, eso hará que no se rompan en la cocción. Eso sí, le haremos unos cortes para evitar que la misma cocción se doble sobre si misma.

Enharinamos y en una cazuela baja y ancha los hacemos vuelta y vuelta hasta que cojan color. Después añadiremos las hortalizas cortadas en dados pequeños. Y rehogamos brevemente.

Añadimos el vino, dejamos reducir e incorporamos el caldo. Ahora sazonamos y dejamos cocer durante una hora y cuatro aproximadamente a fuego suave y tapado. Si se quedase sin caldo añadimos un poco más.

Consejos y sugerencias

A la hora de hacer ossobuco a la milanesa lo mejor es que lo hagamos con unas puezas gruesas, de unos 2 o 3 cm aproximadamente. Al final queda una especie de filete muy sabroso, con el punto de tener el tuetano y por lo general se termina añadiendo un toque italiano con la gremolata. Se trata de una mezcla que podemos hacer de hierbas aromáticas, ajo picado y piel de limón rallada. Para acompañar podemos hacer un poco de pasta o arroz blanco. También unas patatas o verduras al vapor le pueden venir muy bien.

En Sabrosía Patatas a la riojana

powered byDisqus