Ingredientes de otoño: la calabaza

Conoce los diferentes tipos de calabazas que existen. Cuál es su mejor temporada para disfrutar de ellas y especialmente cómo podemos cocinarlas.

La calabaza es un ingrediente que va desde el verano hasta el invierno. Pero las calabazas de cada estación del año son muy diferentes las unas de las otras. Y curiosamente las calabazas se relacionan más con el otoño. Imagino que es porque empezamos con los platos de cuchara y la crema de calabaza es una de las más ricas que podemos preparar en esta época del año.

Cada calabaza es distinta, las de verano son calabazas que crecer rápido y hay que consumirlas también en pocos días. Sin embargo las calabazas de otoño e invierno crecen más lentamente y una vez cortadas se pueden conservar durante meses sin necesidad de cámaras frigoríficas ni otras formas de conservación. De hecho, no es extraño ver calabazas decorando muchos hogares en esta época del año.

Tipos de calabazas

Los tipos de calabazas se reconocen por su color y por su forma. Las hay que con naranjas en diferentes tonalidades, incluso las hay verdes. Las hay que son redondas y otras alargadas. Las hay más grandes o más pequeñas. Y también hay calabazas que son rugosas o lisas. Y por dentro suelen ser de color naranja, pero las hay con más fibra o con menos, y con más o menos pipas de calabaza.

Calabaza moscada. Se caracteriza por ser alargada. Es la que se encuentra principalmente en verano. La corteza es más fina y es poco fibrosa, de ahí que sea la que más abunda en el mercado. Y es ideal para cocinar cremas, o hacerla asada.

Calabaza botonera. Es la más clásica en cuanto a forma ya que nos recuerda a las calabazas que se utilizan en Halloween. Es más fibrosa y con más pipas. Pero también es más dulce que la anterior. Lo mejor es comprar las más pequeñas para cocinar, las grandes para decorar.

Cómo cocinar calabazas

Para cocinar calabazas lo primero que hay que hacer es pelarlas, cosa no tan sencilla como parece. Lo mejor, desde mi punto de vista y experiencia es hacerlo cortando sin poner en riesgo los dedos. Así que hay que seguir estos pasos.

  1. Pondremos la tabla bien fija y utilizaremos un cuchillo cebollero.
  2. Después cortaremos la calabaza en trozos, en el caso de la alargada. En el caso de la botonera la cortaremos en cuartos.
  3. Lo siguiente será cortar en tiras la corteza de la calabaza, de arriba a abajo y siguiendo cada tira donde termina la otra. De esta forma el cuchillo siempre cortará hacia abajo y no habrá dedos por delante.
  4. Lo último será cortar la parte de la fibra y quitar las pepitas. En ese caso lo haremos con cuidado, cortando la superficie de la carne.

De esta forma podremos cocinar después la calabaza. Por ejemplo asada, o en crema. Incluso se puede cortar muy fina y freírla. Las recetas son muy dispares y las hay tanto saladas como dulces. Por ejemplo:

  • Flan de calabza, cabello de Ángel, tortitas, en crema, guisada, crema con zanahoria, etc.
powered byDisqus