¿Por qué es bueno comer fibra?

Cinco razones por las cuales comer fibra es bueno. Conoce cuales y por qué.

La fibra está ahí, la tienen casi todos los alimentos, unos en más cantidad que otros, es obvio. Seguro que es rara la vez que vuestro médico no os haya dicho, ante algún problema de salud, que comáis alimentos ricos en fibra. Eso es porque esta tiene algunos efectos positivos sobre nuestro organismo.

Básicamente podemos hablar de cinco ventajas sobre la salud si consumimos alimentos ricos en fibras. Estas absorben glucosa, metabolizan el colesterol, previenen el cáncer de colon, mejora el estreñimiento y tiene un efecto de saciedad.

Tal vez la ventaja de que la fibra absorva glucosa es algo que pasa desapercibido, pero es muy importante en las personas diabéticas. La fibra actúa como un retardante en la absorción de la glucosa por lo que evita picos de glucemia, por lo que hay que suministrar menos cantidades de insulina. Con todo lo que ello significa para un diabético.

A la hora de regular el colesterol la fibra también es buena, en concreto la que proviene de los carragenatos y pectinas. La función que hace este tipo de fibra es muy similar a la que hace con la glucosa. La fibra convierte en una especie de gel la grasa y esta no se absorbe, a la vez facilita su tránsito por el intestino.

También tiene un efecto preventivo frente al cáncer de colon. Esta es una enfermedad mucho más frecuente en sociedades desarrolladas que en las que están en vías de desarrollo. Además se sabe que está directamente relacionado con el consumo de grasas y proteína (sobre todo animal) de la dieta, e inversamente relacionado con el consumo de vegetales, que obviamente contienen fibra, además de polisacáridos digeribles.

Los mecanismos que se conocen por los que la fibra puede tener un efecto protector frente al cáncer de colon son variados, mejora el transito fecal, diluye esta también debido a que retiene agua y por lo tanto hidrata el intestino y todo lo que hay dentro, esto junto a mecanismos de retención de bilis, etc.

Y como es lógico mejora el estreñimiento. La fibra dietética, sobre todo la insoluble, debido a su carácter higroscópico retiene gran cantidad de agua, por lo que las heces producidas son blandas, de mayor volumen y por supuesto mayor contenido hídrico. Además comentamos que la fibra produce un transito intestinal más rápido. Debido a ambos mecanismos alivia el estreñimiento y además favorece la regularidad, por lo que es más difícil que se vuelva a instaurar el círculo vicioso del estreñimiento.

El efecto de saciedad es conocido porque los alimentos ricos en fibra presentan un volumen elevado en relación al aporte calórico. Es decir, son alimentos poco calóricos y muy ricos en agua, por lo que se pueden tomar en grandes cantidades sin aporte energético considerable. Por otra parte, el vaciado gástrico es más lento ante alimentos que contienen fibra, por lo que la sensación de saciedad es mayor. Además suelen ser alimentos que requieren una actividad masticatoria elevada, por lo que la ingesta alimentaria es más lenta y el efecto saciante más elevado.

Así que ya sabéis que comer alimentos ricos en fibra es bueno, aunque es mejor que cuando haya que consumir más aporte que el que podamos tomar de forma natural lo consultemos con un médico. Sí, consumir fibra también puede ser perjudicial. Pero eso lo veremos otro día.

powered byDisqus