Aprende a conservar las aceitunas

Trucos de cocina para aprender a conservar las aceitunas una vez que se abran los botes.

Las aceitunas, las olivas, nos han acompañado durante toda nuestra historia. Ejemplo de lo que digo es que hay árboles que todavía se conservan y dan frutos después de más de mil años. Su cultivo se extendía principalmente por toda la zona mediterránea de Europa, África y Asia menor y posteriormente se produjo su expansión a América después del S.XVI.

De este modo la aceituna se ha aprovechado para extraer el aceite que se puede obtener de ella, así como de su consumo directo. Y como tal, debido a ese consumo directo se necesitan algunos trucos para poderlas conservar correctamente. Y de eso es lo que os hablaremos hoy en otra de nuestras guías para aprender a cocinar.

Variedades de aceitunas de mesa

No todas las aceitunas que se cultivan son aptas para consumir directamente, de hecho solo algunas se pueden, el resto se utilizan para hacer aceite. Lo que las hace ser especialmente aptas para consumir en mesa es su contenido graso, el tamaño del hueso, la cantidad de pulpa, las características de la piel que las recubre, etc.

Por lo tanto una aceituna de mesa debe tener un contenido graso medio, hueso pequeño y liso que permita que la carne de la aceituna se desprenda fácilmente y de ese modo poder degustar la pulpa que tendrá que ser sabrosa y firme con la piel fina.

Estas variedades suelen ser la Manzanilla, la Gordal, Hojiblanca, Cacereña, Aloreña, Carrasqueña, Morona, Verdial, etc. Además atienden a diferentes colores: verdes; negras naturales, que van desde negros rojizos, violetas, negro verdoso o castaño oscuro; las negras, son olivas maduras muy poco amargas gracias a una solución alcalina; y de color cambiante, que son de color rosado, rosa vino o castaño y se recogen antes de que completen la maduración.

Cómo conservar las aceitunas de mesa

Gracias a la campaña Aceituning, de la que os hablé hace tiempo, podemos tener información relativa al proceso de elaboración y el que más nos interesa a cómo conservar las aceitunas, dado que con los tiempos que corren lo mejor es no tirar nada por no haberlo conservado en adecuadas condiciones.

Una vez que hemos abierto un bote de aceitunas lo mejor es seguir algunos pasos para que se conserven en buen estado el mayor tiempo posible.

  1. Guardar en frío y, preferiblemente, en recipientes de cristal cerrados herméticamente.
  2. No mezclar aceitunas nuevas con aceitunas abiertas hace tiempo.
  3. Mantener las aceitunas cubiertas por el líquido conservante del envase. Si no es suficiente, se puede añadir agua, sal y unas gotas de limón. Si se ha eliminado todo el líquido, se puede reemplazar por agua, vinagre y sal.
  4. Siempre que sea posible, comprar envases del tamaño adecuado a la cantidad que se vaya a utilizar.
  5. Optar por aceitunas sin hueso para las recetas. De ese modo no solo no tendremos que conservarlas si no que además las aprovecharemos mejor.
  6. Si sobran aceitunas, podemos utilizarlas para hacer elaboraciones. Por ejemplo las aliñaremos con los ingredientes que más nos gusten y las podemos servir de aperitivo en otro momento.

Espero que os hayan resultado útiles estos trucos para conservar aceitunas. Creo, especialmente, que es útil el del líquido se las aceitunas, es una cuestión que seguro que muchos desconocíais. Pero ponerlas en una solución ácida las conservará más tiempo.

powered byDisqus